elba1.png

El PC favorito de 2017: Placa base

Éstas fueron las placas base más votadas entre nuestros alumnos de 2017:

Mejor placa base del año 2017 Votos
recibidos
Valoración del profesor
Prestaciones Precio Global
Gigabyte GA-270-HD3P (chipset Intel Z270, formato ATX) [116€] 17 9 9 9
Gigabyte GA-H110M-S2H (chipset Intel H110 Express, formato micro-ATX) [51€] 10 5 9 7
Gigabyte GA-B250M-DS3H  (chipset Intel B250 Express, formato micro-ATX) [65€] 9 6 8 7
MSI Z270 Gaming Plus (chipset Intel Z270, formato ATX) [117€] 6
Asus Prime Z270-P (chipset Intel Z270, formato ATX) [135€] 3

 
 

Marcas más votadas Votos
Gigabyte 43
MSI 10
AsRock 8
Asus 7

 
 

Chipsets más votados Votos
Intel Z270  27
Intel H110 Express  12
Intel B250 10
AMD B350 4
Intel Z170 2

 
 

Formatos más votados Votos
ATX (305 x 244 mm) 35
micro-ATX (244 x 244 mm) 21
mini-ITX (170 x 170 mm) 7

 
 

El modelo ganador: Gigabyte GA-270-HD3P

 

Especificaciones técnicas

  1. Chipset: Intel Z270.
  2. Formato: ATX (305 x 244 mm).
  3. Zócalo para el procesador: Intel LGA 1151 (Socket H4) para Intel i7, i5 e i3 de sexta y séptima generación.
  4. Tipo de memoria: DDR4 de hasta 64 Gbytes y 3866 MHz.
  5. Zócalos de memoria: 4, dispuestos en doble banco de doble canal.
  6. Puertos gráficos: 1 HDMI, 1 VGA, 1 DVI-D, 1 D-Sub.
  7. Soporte para gráficos avanzados: Resolución 4K, 2-way CrossFire AMD.
  8. Zócalos de expansión: 2 PCI-e 3.0 x16, 2 PCI-e 3.0 x1, 2 PCI.
  9. Soporte USB: 1 USB 3.1 Gen2 Tipo C (hasta 10 GB/s), 1 USB 3.1 Gen2 Tipo A (hasta 10 GB/s), 10 USB 3.1 Gen1 (hasta 5 GB/s), 4 USB 2.0.
  10. Puertos SATA para discos: 1 SATA Express, 6 SATA3 (hasta 6 GB/s).
  11. Configuraciones RAID para SATA: RAID 0, 1, 5, 10.
  12. Soporte M.2 (para discos SSD): Conector M.2 22110 para PCI-e 3.0 x4 NVMe (hasta 32 GB/s).
  13. Puertos para red de área local (LAN): Intel GbE con cFosSpeed Internet Accelerator Networking.
  14. Puertos PS-2: 1.
  15. Firmware: Doble UEFI (Unified Extensible Firmware Interface) propietaria de Gigabyte. Extiende la vieja BIOS de 16 bits a 32/64 bits y a su vez admite extensiones de terceros como sobreaceleración y herramientas de diagnóstico.
  16. Conectores de 4 pines para ventiladores adicionales (SYS_FAN): 2.
  17. Sensores de temperatura: 6.
  18. Peso: 998 gramos.

Precio (Nov'17): 116 €.

 

Aspecto externo

 

La placa base favorita de 2017, de la serie Z270-HD3P de Gigabyte: Detalle de sus prestaciones por la parte trasera de la caja:
El envés de la placa base, donde se aprecia el chipset reducido a un único chip: El revés de la placa base, donde resalta la infraestructura del zócalo de la CPU:
En segunda posición quedó la placa base de la serie H110M-S2H, también de Gigabyte: Detalle de sus prestaciones por la parte trasera de la caja:
La placa base, en formato micro-ATX, con tan sólo 3 zócalos de expansión PCI-e: Detalle del revés de la placa base:

Valoración del profesor

La placa base es el componente de más difícil elección a la hora de comprar un PC, y también el más ingrato, porque fallar en alguna de sus prestaciones (y son muchas) puede penalizarnos sobremanera durante todo el tiempo de vida del equipo. Acertar de pleno exige tener algo de visionario: anticipar bien cuáles van a ser nuestras necesidades y saber elegir el momento en el que suscribimos cada tecnología.

La buena noticia es que el rendimiento descansa más sobre lo que ya hemos elegido: CPU y memoria. Lo que está en juego ahora es la interoperabilidad del PC, su polivalencia para que abarque todos los usos que queramos darle. Y aquí, cada usuario es un mundo. Además, el mercado es un crisol de modelos que apadrinan un sinfín de propiedades, muchas de ellas independientes, por lo que la combinación de todas ellas multiplica las opciones. Así las cosas, esperábamos una gran dispersión de votos, pero no ha sucedido así. El alumno tiene claro la marca, el chipset y el formato, que son tres características esenciales. Ninguna de ellas me ha sorprendido, pues muestran una continuación de tendencia con respecto a lo que he venido observando en los últimos años: Pierde fuerza Asus frente a Gigabyte, se opta por un chipset de Intel suficientemente maduro cuya curva de precios haya comenzado el descenso, y se apadrina el formato grande del estándar ATX. 


Puntuación global

En las especificaciones del modelo de placa base elegido no falta nada que sea mínimamente esencial. Si a eso añadimos que la calidad de sus componentes microelectrónicos es notable (condensadores, chips, contactos, zócalos, disipadores, placa de circuito impreso) y que el precio es bastante competitivo para las prestaciones que ofrece, la elección del alumnado se merece un 9. 


Otras alternativas

Sorprende la gran diferencia en votos que saca Gigabyte al resto, el descalabro de Asus (que en la década pasada era el líder consolidado), y que no aparecieran mínimamente otras marcas emergentes, como Zotac, y últimamente, EVGA. Pudieran tener un problema con el canal de distribución, aunque sí fueron elegidas como fabricantes de tarjetas gráficas. Respecto al chipset, si tomamos a Intel como referencia, era fácil acertar con el modelo: Z170 es para Sky Lake (sexta generación, 2016), Z270 es para Kaby Lake (séptima generación, 2017) y Z370 es para Coffee Lake (octava generación, 2018), todos ellos de 14 nanómetros y compartiendo el zócalo LGA 1151. Eso sí, en sexta y séptima generación, CPUs y zócalos podían intercambiarse con una mera actualización del firmware (sobre todo si adquiríamos el chipset Intel B250, pensado para entenderse con ambas). Pero en la octava generación se rompe la baraja, y aunque las CPUs Coffee Lake caben en los zócalos de sexta y séptima generación, no funcionan. Y los nuevos zócalos tampoco se entienden con los procesadores de generaciones anteriores, por lo que los muchos alumnos que eligieron una CPU Kaby Lake no podían seleccionar el chipset Z370. Si a eso le sumamos que el Z170 quedaba un poco obsoleto, la concentración de votos en torno al chipset Z270 parece lógica.

Sí sorprendió, en cambio, la placa base Gigabyte H110M-S2H, con chipset Intel H110 Express en formato micro-ATX, una versión minimalista para sexta generación de Kaby Lake que concentró 10 votos entre los alumnos más ahorradores (apenas 50€ de gasto). Una vez comprado este modelo junto al ganador para poder estudiarlos frente a frente y disfrutarlos en las ediciones sucesivas de nuestro taller de montaje del PC (ver fotos arriba), hay que decir que el modelo pequeño queda demasiado corto para una configuración de PC de gama media con coste en torno a los 1000€.  No hay nada más que mirar el subsistema de memoria principal. La placa base es un componente esencial del PC, y para dimensionar bien nuestro presupuesto, comenzaríamos en los 100€ de inversión para permitirnos un mínimo de polivalencia, robustez y ampliación futura.


Compra maestra

En el caso de la placa base, la compra maestra está fuertemente influenciada por el juego de chips, y a finales de 2017 ya hemos razonado cómo se llegaba al Intel Z270 por descarte. La clara preferencia por Gigabyte coloca el segundo filtro. Y la horquilla de precios, pongamos entre 100 y 180 euros, el tercero. El mejor modelo que pasa estos tres filtros es el GA-270-HD3P en formato ATX, que coincide con la valoración que hizo el colectivo del alumnado, y se convierte así en nuestra compra maestra. Lo disfrutaremos en los equipos Mallorca y Madagascar, mientras que el modelo que ha quedado en segunda posición lo encontraremos en los PCs Menorca y Mauricio.