elba6.png

El PC favorito de 2018: Fuente de alimentación

Éstas fueron las fuentes de alimentación mejor valoradas entre nuestros alumnos de 2018:

Mejor fuente de alimentación de 2018 Votos
recibidos
Valoración del profesor
Prestaciones Precio Global
Corsair VS650 (650W, 80 Plus White) [60€] 8 8 8 8
Tacens Mars Gaming Vulcano (750W, 80 Plus Silver, Modular) [56€] 8 9 8 8.5
Nox Urano VX650 (650W, 80 Plus Bronze) [43€] 8 8 9 8.5

 
 

Marcas votadas (y modelo estrella en su caso) Votos
Corsair (AX, CX, HX, RM, VS) 22
Nox (Hummer, Urano, VX, SX) 19
Tacens (Anima, Radix, Valeo, Mars Gaming Vulcano/Zeus) 14
EVGA (BQ, B3, B1, W1, Supernova) 6
Nfortec (Scutum) 4
Aerocool (KCAS, Project, Xpredator) 4
Owlotech (GMPS Gaming) 3
Enermax (MaxPro, PlatiMax, Maxn, RevoBron, Revolution) 2
Cooler Master (MasterWatt, MWE) 2
Silverstone (Gemini, Strider, ET550, ST60F-ES230) 2
Seasonic (Focus+, Prime Gold/Platinum, Snow Silent) 1
Rosewill (Capstone) 1
BeQuiet! (Strait Power, Pure Power 10) 1
Thermaltake (LitePower, Smart, ToughPower) 1

 
 

Potencia Votos
650 W 24
750 W 23
550 W 10
500 W 6
600 W 6
700 W 3
850 W 2
800 W 1
450 W 1
400 W 1

 
 

Certificación de calidad Votos
80 Plus Bronze 34
80 Plus Silver 16
80 Plus White 12
80 Plus Gold 11
Sin certificación 2
80 Plus Platinum 1

 
 

Tiempo de vida medio (MTBF - Mean Time Between Failure) Votos
100.000 horas 42
120.000 horas 2
80.000 horas 1

 
 

Modularidad Votos
No modular 38
Modular 27
Semi modular 11

 
 

Comparativa del pódium ganador

 

Especificaciones Corsair VS650 Tacens Mars Gaming Vulcano NOX Urano VX650
Potencia 650 W. 750 W. 650 W. 
Calidad (Certificación 80 Plus) 80 Plus White 80 Plus Silver 80 Plus Bronze 
Longevidad (MTBF) 100.000 horas 100.000 horas 100.000 horas
Modularidad No No
Peso 3.62 Kg. 1.65 Kg. 1.42 Kg.
Precio orientativo (Nov'18) 60 € 56 € 43 €

 
 

Aspecto externo

 

Embalaje de la fuente de alimentación Corsair VS650: Detalle de las especificaciones en la parte trasera:
La fuente junto a sus conectores de alimentación (no es modular): La parte trasera, con su interruptor y las especificaciones nominales del fabricante:

Valoración del profesor

Una vez dejamos atrás los componentes más perecederos de nuestro PC (CPU, memoria, placa base y tarjeta gráfica), entramos en otro grupo más estable, tanto en su longevidad como en su precio. De entre ellos destaca la fuente de alimentación, que no sólo puede superar una década de vida, sino que durante todo ese tiempo se encargará de dispensar la mejor salud eléctrica al resto de componentes. Se trata de una pieza clave para el buen mantenimiento del PC, y podemos encarar su compra como una inversión que amortizaremos con una menor tasa de averías del conjunto de componentes y reutilizándola a lo largo de varias renovaciones de nuestro equipo. Pero en general, el español es cortoplacista (nuestra clase política proporciona generosas lecciones), y si pensamos en la inmediatez, nos deslumbrará antes una CPU o una GPU que una buena fuente de alimentación.

Mi experiencia profesional me obligó a suscribir fuentes de alimentación muy potentes hace 15 años, cuando comencé a trabajar con las GPUs, que entonces eran estufas de 300W. Montábamos servidores de altas prestaciones con hasta 4 GPUs que exigían fuentes de 1500 W e incluso de 2000 W. A esos niveles, había que suscribir una buena fuente, y como sacábamos el dinero de proyectos de investigación muy serios, más nos valía que fueran máquinas fiables. Recuerdo comprar en 2004 una fuente Thermaltake Toughpower de 2000 W que costó 350 €. Parecía una exageración, pero han pasado 14 años y sigue funcionando como el primer día. A fecha de hoy me ha costado 25 €/año, y ha tenido entre algodones a todos los chips del servidor. Ya no parece tan cara, ¿verdad? Pues esperen unos años más.

El perfil de usuario de mis alumnos no tiene nada que ver con esto, pero por eso se lo cuento. No les recomendaré sobrepasar 300€ en una CPU o en una GPU porque es una mala inversión. Pero una fuente sigue costando lo mismo ahora que 15 años atrás, entre otras cosas porque sus elementos constituyentes son muy similares. Los que quieran ser largoplacistas, tienen aquí una buena oportunidad. Ya lo decía mi abuelo: "Lo bueno, luce como bueno y dura como bueno". Este año se han comprado fuentes muy buenas, mejores que ningún otro año, y al alumno ya no le cuesta tanto gastarse más de 50 euros en el producto. Se está volviendo más previsor.

Respecto a las características a elegir, potencia y calidad son las dos prioridades. La potencia ha ido a menos porque los componentes cada vez consumen menos energía: la influencia ecologista ha echado una mano, y los procesos de fabricación de chips con anchuras de puerta cercanas ya a los 10 nm., la otra. Eso quiere decir que si hoy compramos una fuente de 700 W seguirá estando vigente dentro de 5 años, y más dentro de 10. Ahora bien, hay que tener cuidado porque dentro del tiempo de vida del equipo ocurre el fenómeno opuesto: conforme envejecen los componentes, sobre todo la placa base, su deterioro físico hace aumentar su "rozamiento", por lo que debemos suscribir un margen de potencia adicional. Si a eso sumamos que cuanto mayor es este margen, mejor salud se dispensa a los componentes, ganaremos en interés para sobredimensionar nuestra fuente. Mi consejo aquí es acudir a alguna herramienta que calcule la potencia necesaria según los componentes elegidos para nuestro PC, como el Extreme Power Supply Calculator, y a partir de ahí, agregar un margen mínimo del 30%.

Para elegir la certificación de calidad de la fuente, la cosa ya es más subjetiva. He visto fuentes 80 Plus White bastante buenas (como la ganadora en votos de este año), y fuentes 80 Plus Gold con alguna deficiencia apreciable por simple inspección visual. Pero en general, una certificación 80 Plus Bronze o Silver suele ser una buena apuesta.   


Puntuación global

La fuente favorita de los alumnos ha vuelto a ser la Corsair VS650 de 650 W y certificación 80 Plus White, que ya salió ganadora el año 2017. Es una buena potencia para ellos, y una vez que la compramos el año pasado para disfrutarla en el taller, hemos quedado encantados con ella. Pero este año empatan con este modelo otros dos que el año pasado quedaron muy cerca de ganar: La Tacens Mars Gaming Vulcano y la Nox VX650. Se da la curiosidad de que la Corsair ha subido de precio, mientras que las otras dos han bajado más de 10€, lo que las coloca ligeramente por encima en relación prestaciones/coste. 


Otras alternativas

La fuente de alimentación es el componente que más marcas tiene, al no haber prerrequisitos muy exigentes para poder entrar en este mercado (por ejemplo, una planta de fabricación de CPUs o GPUs cuesta varios miles de millones de euros). Dentro de cada fabricante, además, suele haber modelos excelentes, buenos y mediocres, por lo que no es fácil acertar. Corsair, Tacens y Nox se han llevado el favoritismo este año. La primera es más nueva, la segunda lleva más de 10 años en esto y está algo más focalizada en este producto, y la tercera ha emergido con fuerza como alternativa, también para las carcasas del PC. De la segunda línea de elección, Aerocool y Nfortec son también emergentes, mientras que EVGA lleva unos 5 años. Las marcas consolidadas dan cierta seguridad, pero en las emergentes se esconden las mejores oportunidades.

Compra maestra

Resulta difícil elegir un ganador aquí porque las valoraciones están muy ajustadas. Dado que el año pasado compramos el modelo de Corsair, este año vamos a comprar los otros dos: El de Tacens y el de Nox. De esta manera, podremos comparar in-situ los tres modelos y hacer una valoración más profunda para el año próximo. Además, la Tacens tiene un extra de 100 W de potencia, que no viene mal dado que este año hemos comprado una tarjeta gráfica externa a la que hay que suministrar energía adicional.