hawai6.png

Pasos a seguir

La compra del PC es algo bastante subjetivo, aunque puede organizarse en una secuencia de pasos que establezca cierto método.


Sobremesa o portátil

Lo primero es saber qué tipo de PC queremos. Desde hace unos años se venden más portátiles que sobremesa, aunque ambos se mantienen de forma estable en el mercado. La autonomía del portátil se contrarrestra con su menor modularidad y posibilidades de reparación o ampliación futura. Por perfil de usuario, el portátil se adecúa mejor a tareas de gestión y comunicaciones (tratamiento de datos, navegación por Internet), mientras que el sobremesa es mejor candidato para perfiles multimedia (gráficos profesionales e industria del ocio), y en general, más polivalente. En las prácticas de nuestro taller, la modularidad del sobremesa permite un mayor radio de acción a la hora de interactuar con el PC y seleccionar sus componentes, por lo que será nuestro predilecto y con él trabajaremos a partir de ahora.


Por dónde empezar

Comenzaremos por la CPU, ya que condiciona fuertemente la elección del resto de piezas. La placa base va en segundo lugar, dado que su corazón, el chipset, sólo dialoga con una marca de CPU (y dentro de ella, con el subconjunto de modelos compatibles para el zócalo de CPU que monte). La memoria es la tercera elección, puesto que la CPU condicionará su tipo, tamaño y velocidad máxima, y la placa base, el número máximo de módulos (unidades comerciales). A continuación, elegiremos tarjeta gráfica y discos. Con esos 5 elementos, ya podemos dimensionar adecuadamente la fuente de alimentación. Luego iremos a por la carcasa que alberga a todos ellos, y finalmente, los elementos que se sitúan fuera de ella: monitor, teclado, ratón y altavoces (si no vienen ya integrados en éste y no queremos depender de auriculares).


Dónde comprar

Los lugares de compra han evolucionado mucho. En las décadas de los 80 y 90 se prefería la tienda de barrio por su cercanía, asesoramiento y servicio post-venta. A comienzos de siglo, se abrieron paso las grandes superficies, y poco después, las compras por Internet, que ahora son las protagonistas. Nuestros alumnos del taller de 2018 han comprado en PCcomponentes.com (45 de ellos), amazon.es (27) y Media Markt (5). PCcomponentes documenta y organiza mejor sus productos en la Web al estar especializada en ellos, mientras que Amazon ofrece un buen servicio post-venta. Los precios son muy similares en ambos, aunque conviene comprobarlos a la caza de promociones puntuales que pueden ahorrarnos un buen dinero.


Cuándo comprar

Ya en nuestro libro de Arquitectura del PC (2003) recomendábamos comprar mejor a final de año por la proliferación de ofertas de cara a la campaña navideña y la feria SIMO. 15 años más tarde mantenemos la recomendación, aunque ahora sea más por el auge del black Friday (que, como el SIMO, tiene lugar a finales de Noviembre). Por el contrario, la actualización de tarifas al comenzar el año desaconseja las rebajas de Enero, ya que el segmento tecnológico no sigue aquí al textil.


Cuánto gastar

Los precios para un PC oscilan entre los 500 y los 1500€ euros en la gran mayoría de casos, por lo que aquí vamos a considerar un presupuesto medio en torno a los 1000€. Además, es un mercado de precios estables, ya que esta cifra se ha mantenido ahí desde la entrada del euro. Más volátil con los años es el porcentaje de gasto que dedicamos a cada componente, aunque de forma orientativa podemos situarlo como sigue: CPU+disipador (200€+30€, esto es, 23%), placa base (15%), memoria (DDR#, 10%), tarjeta gráfica (17%), almacenamiento (HD+SSD, 10%), fuente de alimentación (6%), carcasa (5%), monitor (10%), teclado, ratón y altavoces (4% restante).

A partir de aquí, los porcentajes se mueven según el perfil de usuario. Científicos y programadores gastan más en CPU, jugones en GPU y monitor, gestores en memoria y almacenamiento... Y luego están los componentes que quedan antes obsoletos (los seis primeros de la lista), y aquellos que podremos amortizar entre distintas generaciones de PCs (los seis últimos). Yo, por ejemplo, prefiero gastar un poco más en estos últimos cuando estoy seguro de que suscribo calidad.


Qué comprar

El gran dilema. Algunos componentes exigen un gran conocimiento del perfil de usuario para atinar, otros requieren cierta visión de futuro, y la mayoría, un mínimo conocimiento del mercado. Para suministrar toda esta información, hemos elaborado una ficha personalizada por cada componente. Cuando las haya leido todas, podrá también consultar cómo resolvieron la compra maestra nuestros alumnos del taller en los últimos años, que como avezados estudiantes de ingeniería en su mayoría, ya representa un colectivo suficientemente fiable y especializado en el tema. Y si con eso no tiene bastante, yo me he atrevido a ser crítico con sus elecciones para tratar de mejorarlas. Comencemos pues visitando estas fichas siguiendo el orden de compra que hemos recomendado.